Liquidez y Eficiencia de los mercados (desde una perspectiva de apostador)

Un tutorial a tener en cuenta por todos los apostadores.

Un mercado es eficiente cuando sus cuotas reflejan de forma más o menos exacta las probabilidades de ocurrencia implícitas en las mismas. En el clásico caso de la moneda, si las cuotas para la cara y la cruz fueran de 1,90 cada una (comisión de la casa aparte), hablaríamos de un mercado eficiente, ya que ambos lados, cara y cruz, tienen las mismas probabilidades de salir, lo cual reflejan sus cuotas al 50%. Nosotros como apostadores lo que buscamos son ineficiencias en las cuotas, es decir, buscamos cuotas que no reflejan la realidad, sino que según nuestra estimación sean superiores a lo que deberían ser. En el caso anterior, si nos encontráramos la cara a 2,10 y la cruz a 1,72 hablaríamos de un mercado ineficiente, sus cuotas están mal puestas y no reflejan sus probabilidades reales de éxito, por lo que un apostador bueno rápidamente intentará explotar esa ineficiencia y apostará a cara a 2,10.

Mayor eficiencia significa mayor dificultad para batir al mercado. A más ineficiencias, más oportunidades para encontrar potencial valor en sus cuotas. Una casa como Pinnacle por ejemplo, se vale de mercados líquidos altamente eficientes con los que batir a la gran masa de apostadores, ofrece mejores cuotas de media, pero comete muchos menos errores en ellas, por lo que es más complicado la tarea de encontrar valor. En las grandes Ligas europeas, NBA, Champions, etc, donde compiten una enorme masa de apostadores, se mueve más dinero, existe gran liquidez y el mercado se torna eficiente con mayor rapidez, miles y miles de apostadores haciendo apuestas hacia uno y otro lado en esos mercados, así es como las cuotas llegan a un punto de equilibrio, un punto donde la oferta se equipara a la demanda, es lo que se conoce como “clearing price”, que vendría a ser como la cuota justa, a medida que se va acercando la hora de comienzo del evento, sus cuotas estarán cada vez mejor ajustadas, siempre con la casa tratando de mantener un buen balance de gestión de riesgos, por ello las cuotas de cierre se presumen las cuotas de máxima eficiencia del mismo, ya que es el momento donde todos los apostadores han expresado su opinión acerca de qué ocurrirá, las cuotas ya contienen toda la información disponible, por eso se dice que si tu cuota consigue batir a esa cuota de cierre, esto es, es mayor, es indicativo de que has encontrado valor en ella, porque tu información es superior a la de la media del mercado. Y por eso los buenos apostadores hacen sus apuestas antes que la gran masa restante, porque las cuotas aún están inmaduras y es el momento de encontrar valor en ellas.

Por otra parte, es razonable y cierto decir que una casa de apuestas va a disponer de mucha mejor información de una Liga o evento popular como los mencionadas antes, que de una Liga minoritaria como pueda ser la Superettan sueca (segunda división). Por tanto la casa va a abrir sus cuotas de salida con un margen de error pequeño. Por ejemplo, os pongo esta captura referente a una jornada cualquiera de la Liga española respecto a las diferencias entre las cuotas de salida y las de cierre. Las diferencias son mínimas, lo que hace que encontrar valor sea muy complicado. Y si esto es así, superar el margen de comisión de la casa parece tarea realmente dificil, ya que no basta con encontrar valor puntual, para ganar hace falta ser consistente, encontrar valor de forma permanente en nuestras apuestas.

Resultados

Pero cuando hablamos de Ligas o Deportes menores, la cosa cambia. Aquí la información de la casa es mucho más limitada, y se expone a cometer mayores errores en sus cuotas de salida, lo cual un apostador especializado e inteligente sabrá explotar enseguida, por eso incidía en lo importante de establecerse en estos mercados menores, donde se compite contra una población de apostadores mucho menor y las ineficiencias son sensiblemente mayores que en las grandes Ligas. Aquí es donde está el valor, aquí es donde está el beneficio, el problema es que las casas europeas no están dispuestas a abrir sus puertas a esos apostadores ganadores que sepan constantemente explotar dichos errores, y limitan sin piedad. Y Pinnacle no tiene esa oferta de mercados. Por lo que la pregunta razonable es: por un lado tenemos los grandes mercados líquidos y eficientes, donde hallar valor es complicado, puedes apostar mayores cantidades y moverte sin peligro de limitaciones (Pinnacle), y por otro lado tenemos los mercados menores, propicios para generar beneficio en virtud de una información mejor y más valiosa que la de la propia casa, pero los límites son más pequeños y es muy probable que nos limiten tarde o temprano. ¿Qué hacer?

Bueno, la respuesta más sensata es ir ganando en casas europeas mientras nos dejen, que para eso estamos aquí, para ganar dinero. Si somos cuidadosos e inteligentes, y no demasiado ambiciosos, podemos aguantar dentro de la medida de lo posible, aunque al final caeremos si somos buenos. A partir de ahí depende del camino que queramos tomar.

Un economista iba con un amigo por la calle, cuando de repente se encuentran con un billete de 100€ en el suelo. El amigo hace el ademán de agacharse para cogerlo, pero el economista le dice: “No te molestes, si realmente hubiera un billete de 100€ ahí, alguien ya lo hubiera cogido“. Cuanto mayor es una ineficiencia a explotar, menos tiempo permanecerá explotable.

RSS

Artículo posterior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *